• — Y porqué no hacemos vino en el Priorat?
  • — Has perdido el juicio! Sabes lo que dices? —le dije a Júlia un mes de junio de hace unos años, poco después de cumplir nuestros 40 años.

Este era el reto, y aún era mayor partiendo de cero. Estábamos unidos al Priorat, pero no teníamos viñedos propios ni familia cercana que los tuviera. Era una idea bonita, pero teníamos mucho trabajo por delante!

Profesionalmente nos dedicamos a cuidar la visión y la estética de las personas, somos ópticos, y la estima por los detalles y nuestra forma de ser la queríamos trasladar al mundo del vino.

La idea imponía ya que estábamos en un territorio mágico y de gran prestigio. El Priorat es historia, es naturaleza, es paisaje, es amor por el vino, es respeto y tierra de acogida, es esfuerzo y constancia de su gente, es autenticidad!

Nuestros vinos son muy personales y no os dejaran indiferentes. Os invitamos a disfrutar del Priorat y a acompañarnos en este viaje.

Familia Nebot Vilà